Tratamientos

El estudio de la pareja suele demorar un mes ya que los exámenes se solicitan en días específicos del ciclo menstrual de la mujer. Una vez realizados los exámenes solicitados se debe concluir en un diagnóstico y en base a éste proponer un tratamiento, el cual va a depender del o los factores causales, la edad de la mujer, el tiempo de infertilidad y otros tratamientos anteriores a los que se hayan sometido la pareja.

Las técnicas de reproducción asistida son las que llevan implícita la manipulación de gametos (espermatozoides y óvulos) facilitando su interacción con el objetivo de lograr un embarazo único, que culmine en el nacimiento de un bebé sano.

 

  • Coitos Programados
  • Inseminación Artificial Homóloga y Heteróloga
  • Fertilización In Vitro
  • ICSI- Inyección intracitoplasmática de espermatozoides 
  • ICSI con espermatozoides testiculares

Consiste en monitorizar el desarrollo de la ovulación para determinar el momento óptimo para mantener relaciones sexuales y así aumentar las posibilidades de lograr un embarazo.

El coito programado puede hacerse durante un ciclo ovulatorio natural o mediante estimulación de la ovulación con medicamentos. En ambos casos se realizan ecografías vaginales para controlar el crecimiento del folículo (lugar donde se encuentra el óvulo). Cuando el médico observa que ha llegado al tamaño adecuado, le administra a la mujer una inyección para que el óvulo termine de madurar y salga del folículo. Se le indica a la pareja los días en que deben mantener relaciones sexuales.

La inseminación artificial consiste en la introducción de semen previamente capacitado dentro de la cavidad uterina en el momento de la ovulación.

Las indicaciones más frecuentes son:

-Edad menor de 35 años.

-Infertilidad de más de 2 años de evolución.

-Tratamiento de coito programado infructuoso.

-Infertilidad masculina leve. (Determinada en Examen de Laboratorio de Andrología).

-Endometriosis leve.

-Alteraciones ovulatorias.

Las siguientes son condiciones que deben estar presentes para que se pueda llevar a cabo una inseminacion artificial :

-Permeabilidad de ambas trompas de Falopio.

-Ausencia de alteraciones anatómicas del útero.

-Que la paciente sea capaz de ovular de forma natural o inducida por medicamentos.

Después de haber hecho un correcto diagnóstico y haber cumplido los criterios de elegibilidad se iniciará la administración de medicamentos que estimulan el desarrollo folicular en ambos ovarios, a este proceso le llamamos estimulación ovárica controlada.

El seguimiento del crecimiento y desarrollo de los folículos en los ovarios se lleva a cabo a través de ultrasonidos vaginales que se pautan según criterio médico.

En el momento en que los folículos alcanzan la madurez se indica un medicamento que sirve para desencadenar el proceso de la ovulación.

La ovulación ocurre 36 a 40 horas después de aplicado el medicamento, en ese momento se solicita una muestra de semen, la cual es capacitada en el laboratorio de Andrología, posteriormente se introduce el semen capacitado en la cavidad uterina, por medio de una cánula especial.

Se solicita una prueba de embarazo dos semanas después del procedimiento

En esta técnica de Reproducción Asistida la fertilización del ovulo por el espermatozoide se lleva a cabo en una gota de medio de cultivo, dentro del laboratorio de embriología, en un ambiente controlado.

La fertilización se lleva a cabo en una placa de cultivo en la que se colocan un promedio de 50,000 a 100,000 espermatozoides por ovocito en micro gotas de medio específico para crecimiento embrionario, el ovulo entonces es penetrado por el espermatozoide fecundante de manera similar a la fecundación natural.

Lo anterior da lugar a embriones, que luego serán transferidos a la cavidad uterina por medio de cánulas especiales 3 a 5 días después de ocurrida la fecundación.

Podemos dividir este tratamiento en 3 pasos:

1.- Estimulación Ovárica controlada, la cual comienza el segundo o tercer día del periodo menstrual y consiste en la aplicación de medicamentos hormonales que promueven el desarrollo de varios folículos maduros en ambos ovarios.

El monitoreo (seguimiento) del desarrollo folicular se lleva a cabo con ecografías vaginales y determinaciones de Estradiol, las cuales serán solicitadas a criterio del médico.

En el momento de alcanzar el tamaño adecuado indicativo de madurez folicular se aplicará un medicamento que hará aptos a los óvulos para ser fecundados.

2.- La extracción de los Óvulos se realiza 36 horas después de haber aplicado el medicamento que desencadena su maduración final, mediante punción ovárica. Procedimiento que se realiza en nuestro quirófano bajo sedación y dura aproximadamente 20 minutos.

La fecundación de los óvulos por los espermatozoides se lleva a cabo en el laboratorio de Embriología, mediante la preparación de placas que contienen gotas de medio de cultivo, cada gota contiene una concentración determinada de espermatozoides capacitados, en cada gota se coloca un óvulo maduro el cual es visualizado 16 a 20 horas después para valorar por signos de fecundación.

Una vez lograda la fecundación los embriones obtenidos se mantienen en un medio que promueve su desarrollo y crecimiento en un ambiente controlado dentro de una incubadora. Se continúan observando para evaluar la calidad y desarrollo de cada uno para determinar los que cuentan con las características adecuadas y óptimas para la implantación.

3.- Transferencia Embrionaria. Consiste en introducir en la cavidad uterina (endometrio) un máximo de tres embriones. La cantidad de embriones transferidos dependerá del número obtenido y la calidad de los mismos.

Generalmente se lleva a cabo del tercer al quinto día de desarrollo embrionario. La prueba de embarazo se solicita dos semanas después de la transferencia embrionaria.

Las indicaciones más frecuentes son:

  • Problemas de origen masculino de moderado a severo
  • Obstrucción bilateral de las trompas de Falopio
  • Fallo de inseminación (fracaso en inseminaciones previas)
  • Endometriosis Grado III – IV

Es una modificación en la técnica de fertilización in vitro. Se comenzó a utilizar en los años 90 para tratar los problemas de infertilidad masculina severa.

Consiste en inyectar un espermatozoide dentro de un óvulo, con lo que se logra la activación de éste y posteriormente su fecundación.

Los protocolos de estimulación ovárica, extracción de óvulos y transferencia embrionaria son idénticos a los empleados en la fertilización in vitro.

Actualmente esta técnica tiene otras indicaciones, entre las cuales se incluyen las siguientes:

  • Problemas de origen masculino severo
  • Azoospermia o ausencia de espermatozoides en el semen .
  • Fallo de fecundación

La biopsia testicular es el procedimiento que puede permitir obtener espermatozoides maduros en los pequeños focos de espermatogénesis que puedan quedar en el testículo.

Está indicada en casos de azoospermia o sea ausencia de espermatozoides en el eyaculado como parte de una enfermedad propia del varón o en pacientes que se han sometido previamente a una vasectomía y ahora desean tener un hijo.

El uso de los espermatozoides obtenidos por biopsia testicular para la ICSI es una buena alternativa, no sólo en pacientes con azoospermia secretora, sino también en las de origen obstructivo en las que, por cualquier motivo, no se recuperen espermatozoides a nivel de epidídimo.

Servicios

Laparoscopia Diagnóstica y Correctiva
Estudios Hormonales
Estudio de la Pareja Infértil
Centro de Reproducción Asistida
Espermograma
Histerosalpingografía
Histeroscopia
Centro de Atención a la Mujer
Ultrasonido